Actualidad
TV MUNICIPAL Y REDES SOCIALES
Cerrar
Servicios a la ciudadanía
ACTUALIDAD ACTUALIDAD
/ ESPECIALES / ayto

Día de la Guardia Municipal de Badajoz

04.12.2012

Historia

Día de la Guardia Municipal de Badajoz
INTERNATIONAL POLICE ASSOCIATION DELEGACION EXTREMADURA

La Policía Municipal de Badajoz celebró por primera vez en el año 1958, el “Día de la Guardia Municipal” siendo Inspector Jefe D. Juan Tena García, de quien surge la idea de que, al igual que en las principales ciudades españolas se celebre también en Badajoz.

Para ello, con el fin de contar con información de cómo se desarrollaba este evento en otras capitales, el día 19 de agosto de 1958 se puso en contacto por carta con el Inspector Jefe de Córdoba y también con el de Palma de Mallorca.

El día 21 del mismo mes, le contesta su homologo cordobés indicándole que en la plantilla de esa ciudad no se celebra el Día del Guardia, remitiéndolo a la Guardia Urbana de Barcelona, que al parecer lo lleva celebrando desde hace varios años.

Con Palma de Mallorca tuvo más suerte, el día 27 de agosto le escribe el Subjefe de la Plantilla de esa ciudad, D. Antonio Obrador Gaya, que le indica lo siguiente:

Muy Señor mío:
En contestación a su atenta de fecha 19 del actual en la que interesa informes sobre la forma y costumbre de celebrar en esta Corporación su fiesta patronímica, o sea “DIA DEL GUARDIA”, muy gustoso tengo el honor de participarle:
Que efectivamente el Cuerpo de la Policía Municipal de esta ciudad celebra dicha fiesta patronímica el día 25 de mayo de cada año, en honor a San Urbano I.
En cuanto a si los vecinos contribuyen al objeto de dar más esplendor a la fiesta, le diré, que en efecto, confiando con las personas, especialmente comercios, industrias, cooperativa taxista, etc., etc., que desde luego sean reconocidos adictos y simpatizantes a la Policía Municipal, con tiempo suficiente, se les invita como podrá ver en uno de los formularios que se adjuntan los que cooperan, ya sea en artículos, efectos, en especial juguetes, así como licores o metálico, exponiendo a continuación el curso y organización de los festejos.


En base a la información recibida, el Inspector Jefe D. Juan Tena, emite una solicitud al Excmo. Ayuntamiento de Badajoz, proponiendo la celebración del Día de la Guardia Municipal en nuestra ciudad.

El día 19 de noviembre de 1958 el Secretario General le contesta en los siguientes términos:

La Comisión Municipal Permanente del Excmo. Ayuntamiento, en su sesión celebrada el día 15 de octubre pasado, adoptó por unanimidad el siguiente Acuerdo:
DIA DE LA GUARDIA MUNICIPAL.- El Excmo. Ayuntamiento Pleno acordó por unanimidad aprobar propuesta que encabeza la Presidencia y suscriben la casi totalidad de los Sres. Concejales, declarando el día 24 de Diciembre de cada año, “Día de la Guardia Municipal”, con los beneficios que en dicha se contienen. Designándose por la Comisión a los Sres. Reynolds de Miguel, Alfaro de la Concepción, Soriano Díaz, Perojil Rodríguez y Bigeriego Caballero.
Lo que de su orden traslado a Vd. para su conocimiento y efectos. Por Dios, España y su Revolución Nacional-Sindicalista.”

Constituyó un completo éxito la primera celebración en la capital pacense, al participar toda la población con la entrega generosa de sus aguinaldos, en metálico y en especie, tenido así la ocasión de manifestar su agradecimiento a estos modestos funcionarios municipales que realizan su meritoria labor durante todo el año, en beneficio de la ciudad y del vecindario.

En los nueve puestos de circulación que había establecidos, se entregaron 506 botellas de vinos de distintas marcas, 187 de licores, 17 de gaseosas La Pitusa, 48 de cervezas, y 20 de leche, con un total de 778 botellas.

Además se entregaron 54 pastillas de turrones de distintas clases, 11 bolsas de mazapán, 9 paquetes de pastas, una bandeja de pasteles, un paquete de roscas de dulce, un kilo de dulces, 5 pastillas de dulce de membrillo, 5 cajas de polvorones y mantecados, otras 5 cajas de galletas y bizcochos, 2 paquetes de almendras, un paquete de pasas, 18 tabletas de chocolates, un paquete de caramelos, una caja de anises, etc, etc.

De tabacos se recogieron 266 puros, dos cajas de cigarros puros, y 342 paquetes de cigarrillos de distintas marcas, entre las que no faltaron las conocidas marcas del momento, como el Caldo de Gallina, Peninsulares, Canarios, Celtas o la Picadura.

También donaron otros artículos: arroz, garbanzos, huevos, mantequilla, conservas, embutidos, etc., etc. así como 3 tubos de Okal, 4 paquetes de bicarbonato y hasta tres escupideras.

En metálico se recaudaron en total 16.417 pesetas, distribuidas de la siguiente forma:

- Puesto de San Roque, 2.236,10 pesetas.
- Plaza de España, 1.772,50 pesetas.
- Inspección Municipal, 3.639,65 pesetas.
- Vasco Núñez-Calvo Sotelo, 1.240,00 pesetas.
- Cabeza del Puente, 1.194,25 pesetas.
- Pedro de Valdivia, 1.132,25 pesetas.
- Tte. Coronel Yagüe-Calvo Sotelo, 713,55 pesetas.
- Vasco Núñez-Menacho, 726,05 pesetas.
- Muñoz Torrero-Francisco Pizarro, 2.788,65 pesetas.
- Puerta de Palmas 974,00 pesetas.

En los puestos de la Plaza de España, Cabeza de Puente y esquina de las calles Francisco Pizarro con Muñoz Torrero, fue más elevada la recaudación, siendo el puesto que menos recaudó el de la gasolinera de San Roque. Al advertir esto el Ilmo. Sr. Alcalde, D. Ricardo Carapeto Burgos, depositó en el mismo dos botellas de vino y mil pesetas.

Estos aguinaldos se distribuyeron en 118 lotes, que fueron distribuidos por sorteo entre los 118 guardias que integraban la plantilla de la Policía Municipal de Badajoz en aquella época, ya que el aguinaldo no era solamente para los guardias de circulación, como ocurría en otras capitales, pues si bien estos guardias de circulación tenían la misión de regular el tráfico, también los de distrito cumplían con otra misión muy meritoria en beneficio de la población y de sus vecinos, e igualmente se tuvo en cuenta que estos últimos auxiliaban y reemplazaban a los de circulación en muchas ocasiones que así lo requerían.

Como anecdotario del aguinaldo y momentos simpáticos que se produjeron puede recordarse que los empleados de “Galerías Preciados” hicieron una pancarta alusiva para el guardia que presta servicio en la esquina de Francisco Pizarro y Muñoz Torrero, y antes de entrar al trabajo, puestos en fila, fueron pasando por delante del guardia, entregándole un donativo en metálico. Este guardia no estaba puesto allí por casualidad, se trataba de D. Juan Antonio Casado Gutiérrez, antiguo legionario que ingresó en el Cuerpo de la Policía Municipal de Badajoz el día 13 de mayo de 1955 y que en su tiempo libre trabajaba como vendedor precisamente en estos grandes almacenes para conseguir un sobresueldo, y que finalmente en el año 1961 solicitó excedencia voluntaria para trabajar de forma exclusiva en esta empresa.

También el vecino Pepe Olivenza, fotógrafo de profesión, entregó a este guardia un “carrete” de fotografías, convertido en billetes de cinco pesetas.

Por su parte, el Regimiento de Caballería invitó a cenar el día de Nochebuena a los dos guardias que estaban de servicio delante del Cuartel, en lo que hoy se conoce como Plaza de Dragones de Hernán Cortés.

Una comisión de taxistas se personó en la Inspección Municipal para entregar también un donativo en metálico, en nombre de todos los del gremio.

Como curiosidad, indicar que el conductor de un moto-carro pasó algo bebido por delante de uno de los puestos de circulación. Al darse cuenta de su “estado”, uno de los guardias lo montó en el remolque y lo condujo a su casa, para evitar un posible accidente. Ese día en cada puesto de circulación había dos guardias, uno regulando el tráfico y otro atendiendo a las personas que aportaban algún donativo.

La Guardia Municipal de Badajoz quedó profundamente agradecida, y estos obsequios estimularon su celo en beneficio de la ciudad.

Hicieron constar su agradecimiento al Excmo. Ayuntamiento por el acuerdo adoptado de establecer este “DIA DEL GUARDIA MUNICIPAL”, y también por sus donativos; al vecindario que entregaron sus aguinaldos; a la Prensa y Emisoras de Radio locales, por su colaboración; a la representación del “Vespa Club de España” con cuya colaboración salió por la mañana una caravana de motocicletas de la marca, distribuyendo un aguinaldo entre los guardias de circulación.

La Guardia Municipal, de los obsequios recibidos, envió espontáneamente algunos a los Conventos de Clausura de Carmelitas, Trinitarias y de Santa Ana, para que las monjas disfrutaran también de su alegría.

La Vicaria del Real Monasterio de Santa Ana, responde con una carta dirigida al Inspector Jefe en los siguientes términos:

…agradecerles el obsequio Navideño que han tenido la caridad de enviarnos por mediación de un Policía Municipal. Que el Divino Niño Jesús les pague lo que nosotras no le podemos pagar, y que Él mismo derrame sus gracias y bendiciones sobre Vd. y todo el personal.
Deseándoles de todo corazón tengan muy feliz salida de año viejo y mucha prosperidad en el entrante, queda de Vd. Affma. en Jesús y María
.”

El Inspector Jefe también agradece al Alcalde el gesto del Ayuntamiento para con sus guardias, de la siguiente forma:

Ilustrísimo Señor:
Tengo el honor de comparecer ante Su Señoría, como portador de un pequeño objeto que concreta el homenaje, y expresa la gratitud de los Guardias Municipales de Badajoz a su Alcalde.
Solo en sus manos, Señor alcalde, esta placa se enriquece con su propia significación, ya que las mías son un simple instrumento por el que suben hasta su destino.

La ocasión que ha motivado este acto, fue la celebración, por vez primera, del DIA DE LA GUARDIA MUNICIPAL. En esta jornada se hizo patente, el cariño y simpatía, con que los habitantes de la Ciudad distinguen a esta modesta y esforzada plantilla de hombres que tienen a orgullo servir a Badajoz como Badajoz merece ser servido.
Por tanto, con renovado entusiasmo, nosotros pretendemos tomar de aquí nuevo impulso para mejorar nuestra labor diaria; teniendo siempre presente el alto ejemplo de amor y dedicación a las tareas municipales que brilla en la actuación del Señor Alcalde.
No se trata de cerrar una actuación, sino de abrir otra, mejor y más completa, y para ello, nada mas propio que acudir a testimoniar nuestro homenaje a la primera Autoridad municipal, y reiterarle nuestra disciplina, adhesión y fidelidad a las órdenes e instrucciones que de la Alcaldía emanen, convencidos de que ese es el primer camino del servicio de la Ciudad.
Solo me queda añadir nuestra gratitud a la Comisión Organizadora de este primer “DIA DE LA GUARDIA MUNICIPAL” celebrado en nuestra Capital por su meritoria labor y éxito obtenido.
¡¡VIVA BADAJOZ!!
¡¡ARRIBA ESPAÑA!!


Adjuntando además a la Comisión Organizadora la relación de los donativos recibidos en los diferentes puestos de circulación.

La festividad del Día del Guardia Municipal continuó celebrándose durante 24 años consecutivos, hasta que en las Navidades de 1983, la Policía Municipal repartió durante estas fechas una tarjeta de felicitación y un adhesivo con el dibujo de su placa de pecho y la leyenda «Colabora con nosotros», desechándose definitivamente la tradición del aguinaldo que se solicitaba con motivo de la Navidad el día 24 de diciembre.

Ese mismo año se había adoptado como Santo Patrón de la Policía Municipal de Badajoz, al que ya lo era de la ciudad, San Juan Bautista, festividad que se celebró con diversos actos, entre los que destacó una misa en la ermita de La Soledad a la que fueron invitadas las autoridades municipales, policiales y militares, luego se ofreció a toda la plantilla y a los invitados una copa de vino español en la venta Don José.

Los tiempos estaban cambiando. La festividad de San Juan Bautista continuó celebrándose mientras su impulsor, el entonces Inspector Jefe D. Manuel Murillo Lorenzo permaneció en su puesto, que tuvo que abandonar debido a una grave enfermedad en el año 1990.

Desde entonces, han pasado 22 años sin que el Cuerpo de la Policía Local de Badajoz celebre la festividad de su Santo Patrón.

 


Actualizado: 04.12.2012