Plan General Municipal de Badajoz

Presentación

Badajoz y su visión de futuro

La revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Badajoz, es un eficiente y duro trabajo que ha reunido con capacidad y entusiasmo a numerosos técnicos y profesionales de la ciudad en torno a un proyecto exigente a la vez que apasionante puesto que dicha revisión supone el diseño de la ciudad que queremos para el inmediato futuro.

La revisión del Plan General que hoy se hace pública se ha realizado sobre la base de una ciudad con identidad y características muy peculiares que requerían ser tenidas en cuenta como elementos imprescindibles en ese nuevo dibujo de Badajoz.

Así, se ha buscado la mayor interrelación posible y sostenible entre ciudad y campo y se ha procurado compactar al máximo la ciudad sin olvidar ser generosos con los espacios abiertos, con ese campo que ha entrado en la ciudad desde siempre y que ha sido, en cierta medida, paisaje urbano instalado en la memoria colectiva de sus habitantes. Quienes han trabajado en la revisión han aprovechado los accidentes geográficos, la historia y la ciudad existente, que son elementos reconocibles, para construir una ciudad que, aunque de futuro, ha de saber combinar lo antiguo con lo moderno.

Desde el punto de vista paisajístico y ecológico, los cerros se liberan de edificación con el propósito de evitar su destrucción y así se consigue crear grandes parques urbanos que con la adecuada equipación cumplirán la doble función de conservar la imagen de ciudad entre cerros y dotar a la población de espacios de reunión o esparcimiento para toda la ciudad y no para barrios o zonas concretas.

Asimismo, nos separamos de los ríos tanto para respetar las líneas virtuales de máximas avenidas como para recuperarlos, ponerlos en valor y crear corredores verdes que penetren en la ciudad, generando en sus márgenes zonas verdes y focos de actividad de los que se sirvan los barrios que atraviesan y provocando relaciones sociales entre dichas Barriadas. El río Guadiana y los arroyos Rivillas, Calamón y San Gabriel se recuperan como espacios públicos y de ocio y se integran plenamente en una ciudad a la que aportan su historia e identidad. Preocupados más por hacer ciudad que por construir, volvemos la mirada a los caminos históricos que se habían desdibujado completamente con actuaciones urbanísticas anteriores y se rastrean y redefinen ahora la Cañada Real, el camino viejo de Talavera, el camino de La Granadilla y tantos otros que también se ponen en valor para uso y disfrute ciudadanos.

Igualmente, empeñados en preservar la homogeneidad de la estructuras urbana tradicional del Casco Histórico, se procura y recoge en el Plan su conservación y rehabilitación, controlado y reconduciendo el proceso de renovación iniciado, potenciando su carácter centralista e incentivando su repoblación.

El crecimiento de la ciudad no debe ser el de una plaga, creciendo y abandonando lo que deja atrás, agotando los recursos. El crecimiento no es desarrollo sino reciclaje. Por eso hablamos de una Plan de actuación para el Casco Antiguo, por eso un corredor verde dotado en la zona de la actual estación ferroviaria, por eso una actuación valiente en el Gurugú, por eso un proyecto de ciudad nueva en continuidad con la que tenemos, rellenando hábilmente sus huecos.

Los barrios, tan importantes para Badajoz, cobran su protagonismo durante años negado y se potencia su presencia y así, zonas como San Roque, La Estación o Antonio Domínguez contemplan en el Plan propuestas concretas para cada una de ellas. Por otro lado, para los nuevos barrios se ha analizado cuidadosamente su vocación urbana y los suelos donde se asentarán.

También, planes concretos para reintegrar social y físicamente los barrios periféricos y medidas que impidan procesos edificatorios no controlados. La revisión de un Plan General de Ordenación Urbana propone, más que una ciudad acabada, terminada, una propuesta de ciudad apoyada en las infraestructuras. Los metros cuadrados de asfalto de la ciudad nueva se acercan a los de la que tenemos pero están más concentrados. Esto quiere decir que las avenidas son más anchas para desahogar el tráfico creándose, al mismo tiempo, más paseos peatonales.

También estamos hablando de un Plan más social que el anterior. El otro cumplió su función en un momento difícil y era heredero de una época. En esta revisión se ha mirado la ciudad como hecho urbano, como espacio público, construyéndose su imagen precisamente desde lo público y estableciendo en primer lugar los nodos de dotación y las infraestructuras para que luego los usos residenciales y privados ocupen el espacio entre ellos.

Así, además de los 35 metros cuadrados normativos de suelo por cada cien metros cuadrados construidos de dotación pública este Plan propone como novedad 9'11
metros cuadrados adiciones de suelo público, es decir, 3'29 metros cuadrados más por habitante para concentrar dotaciones zonales, de barrio, de forma que cada grupo de sectores, de planes parciales, generen un espacio público común a todos siendo ese el lugar de los parques de barrios, de los espacios deportivos, de los centros de salud o de los centros escolares.

En lo referente a la vivienda, la posibilidad de diferente oferta residencial a todas las escalas permitirá un control sobre el precio de las viviendas, además de un aumento de la calidad de las mismas ya que el usuario podrá elegir. En ese sentido, todos los planes parciales residenciales sin excepción reservan un 25 por ciento de su edificabilidad para viviendas protegidas. O sea, que de cada cien viviendas que se construyan en la ciudad 25 tendrán algún tipo de protección y dependiendo de la densidad residencial se ha establecido una tabla de mínimos para se que cumpla ese 25 por ciento de viviendas de protección oficial.

Por último, debo resaltar que el Plan recoge las excepcionales expectativas que tiene Badajoz como ciudad puntera en el oeste europeo. Al igual que el AVE transformó ciudades como Córdoba, convirtiéndola en un referente de modernidad en Andalucía sin perder su sabor y tradición, queda claro que Badajoz será una ciudad de referencia a todos los niveles. Además del AVE, la autovía de la Plata, el triángulo territorial Badajoz- Cáceres-Mérida (cuyas infraestructuras
de comunicaciones están aún pendientes) y otros ejes de progreso son proyectos cada vez más próximos. Con la revisión del Plan General de Ordenación Urbana,
Badajoz está en condiciones de convertirse en una de las grandes ciudades ibéricas dentro de la nueva Unión Europea, referencia para el oeste peninsular y, sin lugar a dudas, motor, más que nunca, de Extremadura.

Ayuntamiento de Badajoz
Plaza de España, 1 - 06002 Badajoz (España)
Telf. (+34) 924 21 00 00
subir