Navidad 2016

Navidad 2016 Accede a todos los contenidos publicados de este especial haciendo clic aquí

Descifrando la Navidad
 
¿Qué es la Navidad? ¿Un hecho religioso, un acontecimiento social, una fiesta de invierno, un periodo de vacaciones? Tal vez sea todo esto y más. O menos que todo esto. Depende de lo que cada uno piense o crea sobre la Navidad porque la Navidad es según quién. De acuerdo que existe una convención universal al respecto, una circunstancia histórica que nos sitúa alrededor, una creencia sobre la que se sustenta el misterio y un argumento para justificar la efeméride de la forma que cada cual considere conveniente. Para algunos, Navidad es sinónimo de familia; para otros, Navidad es como una estación más del año, peculiar, con sus matices, con un buen puñado de sensaciones, físicas y espirituales, que le confieren esa envoltura estacional sin ser lo que conocemos habitualmente como una estación; para los menos, Navidad es sombra, vacío, soledad, indiferencia, consumo, agnosticismo, increencia, desapego, distancia o batalla; pero, para la inmensa mayoría, Navidad es el compendio de todo lo bueno que uno puede creer, tener y recordar sobre la base de una creencia donde la esperanza, el optimismo, la comunicación, la paz, el entendimiento y la buena voluntad son los argumentos que la distinguen.
 
Cuando nos referimos a la Navidad, tenemos presente su aspecto religioso, obviamente; es más, no debe ser olvidado, crea lo que cada uno crea, porque no hay Navidad sin ese elemento religioso, espiritual, trascendental que mueve su mensaje eterno. Hablamos de un mensaje universal que está por encima de creencias o, mejor dicho, que suma todas las creencias porque el mensaje de la Navidad –ya lo hemos dicho: paz, generosidad, esperanza, etc.- sustenta cualquier proyecto de vida o comunidad. Es un mensaje que a todos nos llega, que a todos nos seduce y que a todos puede motivarnos. El mensaje de la Navidad es lo que cada cual quiera recibir a sabiendas de que, por poco que reciba o acepte o asimile o asuma, siempre será mucho porque de eso trata la Navidad: de compartir sin mirar a quién, de dar sin recibir, de disfrutar aunque tengamos ausencias y de recordar para volver a sumar. Luego, tenemos los accesorios, esos ingredientes que la complementan y nos ayudan a entender la Navidad: los villancicos, el Belén, el árbol, los Reyes Magos, la iluminación, los adornos, los regalos, los niños, los abuelos, las reuniones familiares, en fin, ingredientes que permiten acotar el discurso: la Navidad tiene que ver con los sentidos, con lo más íntimo pero se expresa, también, en lo social, en lo comunitario, en lo universal. Y eso es lo que vivimos en Badajoz cuando llega Navidad.
 
Francisco Javier Fragoso Martínez
Alcalde de Badajoz
Ayuntamiento de Badajoz
Plaza de España, 1 - 06002 Badajoz (España)
Telf. (+34) 924 21 00 00
subir